CAMPAMENTOS DE VERANO

 


El campamento guadalupano se inició en el año de 1966 y se ubicó en la Escuela La Compañía donde se llevaban grupos de niñas de diversas barriadas periféricas a disfrutar de un mes de esparcimiento. En el año de 1978 la Curia Metroolitana a través de S.E.R. Monseñor Marcos Gregorio MacGrath, dona a la asociación las instalaciones de La Casa del Campesino en el  en el Valle de Antón . Acto seguido se inicia la remodelación y se inaugura la Sede de lo que sería el  Campamento Guadalupano en el mes de febrero de 1979. Hoy día la Asociación cuenta con un nuevo campamento en el mismo  Valle de Antón, con instalaciones modernas, con capacidad para 220 niñas.

Con esta larga tradicional las Guadalupanas organizan y desarrollan en la actualidad dos campamentos de verano en el Valle de Antón, provincia de Coclé. Estos campamentos coinciden con las vacaciones de verano de las escuelas públicas. Cada uno de los dos campamentos, agrupa a niñas, y adolescentes de  distintas  edades . En su totalidad las participantes provienen de barriadas humildes de la provincia de Panamá, quienes son reclutadas a través de las distintas parroquias o de manera directa en las barriadas de El Chorrillo, Curundú, Samaria, Torrijos Carter en San Miguelito y Concepción en Juan Díaz, entre otras muchas.

A estos dos campamentos se destina monto importante de los fondos recaudados  del Festival de Debutantes. Al primer campamento acuden niñas de edades escolares comprendidas entre los siete y los doce años. Y el segundo acepta adolescentes hasta diez y siete años. El espíritu de estos campamentos es proveer dentro de un ambiente sano y edificante una temporada de varias semanas con actividades que nutran y permitan un desarrollo adecuado en valores, responsabilidad y religiosidad.  Con objetivos muy claros, se ofrecen diversas actividades de tipo formativo y de desarrollo personal, bajo la estrecha supervisión de monitoras contratadas  especializadas en educación y con formación universitaria.   Al primer Campamento regularmente asisten aproximadamente no menos de 100 niñas por espacio de un mes, al  segundo campamento asisten más de ochenta  adolescentes  por espacio de tres semanas. Fue bajo la presidencia de la señora Elizabeth de Clare cuando se amplia le cobertura del campamento guadalupano en el Valle de Antón a jovencitas  adolescentes, añadiendo la organización de  un segundo campamento guadalupano con éxito sostenido.