Boletín

Un sábado de 1531 a principios de diciembre, un indio llamado Juan Diego, iba muy de madrugada del pueblo en que residía a la ciudad de México a asistir a sus clases de catecismo y a oír la Santa Misa. Al llegar junto al cerro llamado Tepeyac amanecía y escuchó una voz que lo llamaba por su nombre.

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobrehumana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: "Juanito: el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive. Deseo vivamente que se me construya aquí un templo, para en él mostrar y prodigar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a todos los moradores de esta tierra y a todos los que me invoquen y en Mí confíen. Ve donde el Señor Obispo y dile que deseo un templo en este llano. Anda y pon en ello todo tu esfuerzo".

De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, luego de oir a Juan Diego le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios y que era su voluntad que se le construyera un templo.

B

O

L

E

T

I

N

Visitors Counter

192176
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
178
285
1441
188996
4369
4227
192176

Your IP: 54.198.243.51
Server Time: 2018-07-22 22:00:21

Nuestra Historia

DESARROLLO Y FUNDACION DE LA SOCIEDAD DE  DAMAS GUADALUPANAS
 

Hace 62 años, inspirada por el amor hacia la Virgen de Guadalupe, la Sra. Edith Moctezuma de Matos Díaz, dama mexicana y esposa del Embajador de la República  Dominicana en Panamá, solicitó al  R.P. Jesús Serrano, párroco de la Iglesia de Cristo Rey que  celebrara una misa el 15 de septiembre para rendirle culto a la Patrona de las Américas y, por estar cerca la fecha de independencia de México,  se invitara a las demás esposas de los diplomáticos centroamericanos y a algunas señoras panameñas con quienes ella tenía amistad para así iniciar una asociación que le rindiese culto a la Virgen de Guadalupe.

Dado el caso que las esposas de los jefes de misión de México, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica, se encontraban ausentes, se pensó que señoras nacidas en esos países y casadas con caballeros panameños representaran a sus respetivas patrias.
 
Se llamó a una primera reunión el 30 de agosto de 1949 en el Salón Claret, contiguo a la Iglesia de Cristo Rey, a las Sras:  Pilar de Valdés, esposa del Embajador de la Rep. de El Salvador,  Edith de Matos Díaz, esposa del Embajador de la Rep. Dominicana, Alicia de Raudales Planas, esposa del Encargado de Negocios de Honduras, a Lupe Dávila de Alfaro, dama mexicana, en representación de la Rep. de México, Marta Lainfiesta de Chanis, dama Guatemalteca, en rep. de Guatemala, a Lolita de Ciérvide, dama Nicaragüense, en Rep. de la república de Nicaragua y a Marta Fonseca de Lavergne, dama Costarricense, en rep. de la Rep de Costa Rica. Además se llamó a la  Sra. Amelia Lyons de Alfaro, esposa del ex-Presidente de la República de Panamá, Dr. Ricardo J. Alfaro para que representara a la Rep. de  Panamá.
 
Se acordó que la misa solemne tuviera lugar el día 15 de septiembre a las 8 a.m. en la Iglesia de Cristo Rey, invitándose por medio de tarjetas especiales, a los miembros del Cuerpo Consular, personas de la Sociedad de Panamá, así como a los miembros de las colonias cuyas efemérides se celebraban en esa fecha.
 
Para darle más realce a la ceremonia, el R.P. Jesús Serrano accedió a bendecir después de la misa, el nuevo altar eregido a la Santísima Virgen de
 Guadalupe, donado por las Sras. Carmen Paredes de Van der Hans y  Posidia Solano de Nevera y que a su vez, a los acordes del Himno Nacional de Panamá, las damas portando las banderas de sus países, las colocaran al lado de dicho altar.
 


 FUNDACION DE LA SOCIEDAD DE DAMAS GUADALUPANAS
 
La segunda reunión tuvo lugar en el Salón Claret, el 10 de septiembre de 1949, donde se decidió por unanimidad, otorgar a la Primera Dama de la República de Panamá, Sra. Isabel Icaza de Chanis el título de Presidenta Honoraria y como primera Presidenta de la Asociación,  el honor a la Sra. Amelia Lyons de Alfaro y como Secretaria a la Sra. Edith de Matos Díaz.
   .
 Se acordó trabajar con gran empeño, buscar nuevos miembros,  propagar la devoción a la Santísima Virgen de Guadalupe y hacer obras benéficas para mayor gloria de la Patrona de las Américas.
 
Fueron invitadas a formar parte de la Sociedad de Damas Guadalupanas, las distinguidas Damas:
 Amelia L. de Alfaro, Gloria G. de Alfaro, Lupe D. de Alfaro,  Elida P. de Arias,  Leticia D. de Arias,  Lupita C. de Arias, Graciela G. de Arosemena,   Rina V. de Bilonick, Laura Boyd,  Lolita de Ciérvide,  Clotilde de Coloma,  Alesia de Chalvaud, Marta L. de Chanis,   María Elena de O. de de la Guardia,   Amelita L. de Gasteazoro,   Fina de Laurenti, Marta F. de Lavergne, Edith M. de Matos Díaz,  Gabriela de O. de Navarro,   Emelina A. de Orillac,   Thelma C. de Quijano, Alicia de Raudales Planas, Lola M. de Tejeira y Pilar de Valdés.
 :

Así quedó el 10 de septiembre de 1949 fundada la Sociedad de Damas Guadalupanas.
 

OBRA GUADALUPANA
 

 Desde su inicio, la Sociedad de Damas Guadalupanas ha venido realizando labor de apostolado y labor social. Entre otras:
 Ayuda con asistencia de las Damas, al Asilo de enfermos de Palo Seco; a las Hermanas Catequistas; a la Cruz Roja Nacional; al Seminario Católico; regalando Mosaicos con la imagen de la Virgen de Guadalupe en distintos puntos de la carretera nacional; asistencia semanal al Asilo Bolívar, donde se ayudó con donación de B/3,000.00 para la construcción del Pabellón Virgen de Guadalupe; donación anual de canastillas a la Maternidad del Hospital Santo Tomás para el día de la Virgen, el 12 de diciembre.
 
 
 
 LABOR EN EL BARRIO DEL MARAÑON
 
Con la ayuda del R.P. Laburu, se organizaron desayunos, preparados y servidos     diariamente  por un nutrido grupo de Damas Guadalupanas (e hijas), que ahora forman parte de la Sociedad,  para niños de la Escuela de Venezuela. Utilizando el comedor del Municipio.  Años más tarde, en la parte alta del comedor, se organizó el grupo de “Amas de Casa”, donde se les impartieron clases de costura (la Sociedad compró varias máquinas de coser), a señoras que vivían en el Barrio, obteniendo suficientes conocimientos de costura para que pudieran ganarse el sustento diario para sus familias. Además se les dieron clases de arte típico y  manualidades varias.
Fue de gran satisfacción para las Damas Guadalupanas ver la felicidad reflejada en los rostros de estas humildes señoras, cuando veían su esfuerzo realizado en trabajos que podían vender.
Ya con un grupo de señoras organizadas en el Marañón se formó el grupo de Niñas Guías de la Compañía de Oro del Marañón.
 

FESTIVAL DE DEBUTANTES
 
En 1955, siendo la Sra. Thelma Castillo de Quijano Presidenta de la Sociedad, se llevó a cabo el primer Festival de Debutantes en los salones del Antiguo Club Unión. Siendo desde allí en adelante, nuestra principal actividad para recaudar fondos para todos los proyectos futuros. Fue tal el éxito alcanzado, que el entonces Presidente del Club, el Dr. Luis Vallarino (q.e.p.d.) solicitó que se realizará todos los años y que su sede fuese en el Club Unión. Y desde entonces, ha sido una tradición que cada día es más exitoso, por su elegancia, y buen gusto. Las jóvenes lucen sus mejores galas y es el sueño de toda adolescente. El Club Unión es decorado espléndidamente por las finas manos de las Damas Guadalupanas, quienes unen esfuerzos para hacer las mejores flores, que adornarán el escenario, siempre original, como lo han podido apreciar todas las personas que han favorecido a la Sociedad con su asistencia.
 

CAMPAMENTO GUADALUPANO
 
En el año de 1966, la Sra. Thelma C. de Quijano tuvo la idea de tener un campamento de verano, donde se pudiesen llevar niñas de escasos recursos, residentes del Barrio del Marañón, para que tuviesen un mes de esparcimiento, buena alimentación, cursos varios, religión, pero sobretodo, una vivencia que jamás podrían olvidar y les serviría para ser mejores personas en su vida de adolescente y de adulto.
 La idea fue acogida por el resto de las Damas Guadalupanas y se comenzó a laborar en éste nuevo proyecto.
En el inicio las acampantes fueron escogidas dentro de las familias que vivían en el Barrio del Marañón, donde con tanto cariño había trabajado la Sociedad de Damas Guadalupanas.   Luego que el Barrio del Marañón fue decreciendo en población, se tuvo la necesidad de acudir a la Escuela de Fé y Alegría en Curundú y más tarde, a través de sacerdotes en barriadas distantes
 Como encargada de la dirección del primer Campamento se contrató a la Srita. Isolda Sutherland, quien no solo vivía en el Barrio del Marañón, sino que formaba parte del Grupo de Muchachas Guías de la Compañía de Oro, y quienes también cooperaron en la dirección del mismo.
 Se pensó que el lugar ideal sería el Valle de Antón, no solo por el clima agradable, gran cambio para las niñas acampantes, sino porque varias de las Damas Guadalupanas tenían casas de campo en éste lugar y podían ayudar durante el tiempo que estuviera el campamento  y así poder velar por el buen funcionamiento del mismo.
 Tuvimos una gran acogida dentro del Ministerio de Educación, quien nos cooperó, prestándonos una Escuela para poder llevar a las niñas. El sacerdote católico de la Iglesia en el Valle de Antón cooperó con nosotros, instruyéndolas semanalmente.  Además varias casas comerciales se identificaron con nuestra gran idea, la Guardia Nacional nos transportó a las niñas y en ésta forma, se realizó el 1er Campamento.
 Desde entonces, hemos llevado niñas de los barrios del Chorrillo, San Miguel, Santa Ana, Loma de la Pava, Juan Díaz, Calidonia, Curundú y Monte Oscuro. Uno fue llevado conjuntamente con el Comité Pro Panamá, auspiciando con ellos, las Legiones Juveniles Guadalupanas.
 Éxito rotundo han sido los campamentos de verano y han sido de gran satisfacción ver el progreso de éstas, quienes regresan a sus hogares en mejores condiciones físicas y espirituales, al pasar unas vacaciones bien dirigidas, contentas, bien alimentadas, aprendiendo a vivir fraternalmente, en orden y gozando del campo en un clima fresco.

IGLESIA DE GUADALUPE
 
En 1968 la sociedad ayudó al nuevo Templo de la Iglesia de Guadalupe en calle 50, corregimiento de San Francisco, donando el vitral de la fachada principal, que tiene la imagen de la Virgen de Guadalupe en su aparición al indio Juan Diego.
 
 
Donamos los honorarios a las catequistas dirigidas por la Srita. Irene Guardia y que dictaban clases todos los sábados para los niños que harían la Primera Comunión,.
 También colaboramos con la Srita. Leticia Guardia y el grupo de niñas Guías que se fundó en la Iglesia de Guadalupe.

En la escuela Belisario Porras, corregimiento de San Francisco, donamos los libros de Religión para los 48 grados de enseñanza primaria. Muchos de éstos niños asistieron a nuestro campamento de verano, escogiendo a los que tenían mejores calificaciones.  

 
 DAMAS QUE HAN OCUPADO LA PRESIDENCIA DE LA ASOCIACION
 
 1949            Doña Amelia Lyons de Alfaro
 1950            María Elena de O. de de la Guardia
 1952            Graciela G. de Arosemena
 1953            Lupe D. de Alfaro
 1954            Amelia L. de Alfaro, María Elena de O. de de la Guardia y
 1954            Elida P. de Arias
 1955            Thelma C. de Quijano
 1956            Ema L. de Paredes
 1957            Alicia de Lagreze
 1958            Leticia L. de Arias
 1959            Olga Q. de Clare
 1960            Olga de Clare
 1961            Thelma C. de Quijano
 1962            Virginia C. de González
 1963            Lola P. de De Janón
 1964            Teodolinda T. de Campagnani
 1965            Teodolinda T. de Campagnani
 1966            Isidora de Marichal
 1967            Isidora de Marichal
 1968            Judith de Chambonett
 1969            Marta L. de Chanis
 1970            Marta L. de Chanis
 1971            Thelma Q. de Orillac
 1972            Thelma Q. de Orillac
 1973            Thelma Q. de Orillac
 1974            Ana P. de Quijano
 1975            Ana P. de Quijano
 1976            Ana P. de Quijano y Haydeé C. de García
 1977            Esther Z. de González de Mendoza
 1978            Esther Z. de González de Mendoza
 1979            Julita M. de Sucre
 1980            Julita M. de Sucre
 1981            Lelena L. de Calvo
 1982            Zanya V. de López
 1983            Rosita R. de Motta
 1984            Mamy C. de Novey
 1985            Haydeé C. de García
 1986            Mercedes B. de Arias
 1987            Marta D. de Matos
 1988            Marta D. de Matos
 1989            María Teresa V. de de Obarrio
 1990            Aura C. de Díaz
 1991            Olga C. de Stagg
 1992            Marisol A. de Francolín
 1993            Fanny H. de Lejour
 1994            Anita P.V. de Moreno
 1995            Gerta de la O. de Pérez
 1996            Zanya V. de López
 1997            Ida Cecilia Vallarino Q.
 1998            Ana Evelina D. de Cordovez
 1999            Elizabeth S. de Clare
 2000            Elizabeth S. de Clare
 2001            Elizabeth S. de Clare
 2002            Elizabeth S. de Clare
 2003            Teresita G. de Fábrega
 2004            Vivianne de J. de Alemán
 2005            Patricia B. de Alfaro
 2006            Mireya V. de Fabroni
 2007            Anita P.V. de Moreno
 2008            Viveca K. de Novey
 2009            María Cristina A. de Quijano               
 2010            Rosamaría A. de Ferr